jueves, 31 de enero de 2008

Se enteraron ???

La blogósfera tiene lo que faltaba...
con toda la onda "niú niú "...
* * * * * * * *
" TE CUENTO LOS SETENTA "
* * * * * * * *
tengas la edad que tengas tenés que visitar:
* * *
Clickeá aquí y llegás: Te cuento los setenta
* * *
Y vos? Te pensás perder la festichooolaaa ???

miércoles, 30 de enero de 2008

Guerra: un Maxi "Más argentino" que nunca...



Si quieres escuchar parte de la música del ballet:







Se presentó en nuestra ciudad Maximiliano Guerra con su nuevo ballet: "Más argentino".




Una sola palabra basta para calificarlo: EXCELENCIA.

A Maximiliano Guerra lo recuerdo de adolescente. Imposible no lagrimear al sentir que aquél muchachito que vi por primera vez en "La Sylphide" (cuando el mismísimo Pierre Lacotte lo eligió al reponer su versión en el Colón), conserva, ya adulto, esa esencia que se palpa a la distancia. Humilde, generoso, y por sobre todas las cosas entregado en cuerpo y alma a su arte.
Luego tuve oportunidad de verlo varias veces. Esperando la salida de amigos que bailaban con él en el Colón; lo he visto salir como todos, cuando ya era una estrella a nivel internacional y hablar con quienes lo esperaban, prestarse a fotos, autógrafos; algo que no es común en el ambiente del ballet, más aún después del cansancio de una función. Pero él jamás se negaba. Y eso habla a las claras de la calidad de persona.

En cuanto a lo que presentó anoche, transcribiré sus palabras:

"Una canción toca mi alma, y comienzo a imaginarla bailada. A veces es Bach, a veces Piazzolla, a veces Charly, o, porqué no, Bersuit. Sentado un día jugando con mi hija escuché por la radio una canción que me tocó el alma: "Pacto para vivir". Ahí nomás la imaginé bailada y ese fue el comienzo de "Argentino", un ballet que sólo quiero que lo vean, en el cual como coreógrafo, me vuela descubrir el perfume y la intensidad folclórica de un grupo de rock que es tremendamente argentino. No sólo en su música sino en sus letras y en lo que producen conjuntamente a un argentino como yo y como ustedes.
Que lo disfruten y es mi deseo que les llegue más de nuestra esencia, la de darles lo mejor que tenemos".

Desde aquí lo que puedo agregar es que no sólo lo logró, sino que superó lo que deseaba.

La selección musical fue excelente, lo mismo que las coreografías.

“Más Argentino” comenzó con “Ritual” (folclore contemporáneo) con música de L. Lovato- H. Pajón; “La última Luna” con música de Rachmaninoff y coreografía de Guerra y “Cuando Bailamos” como Emerson Lake & Palmer y coreografía de Maximiliano Guerra. La segunda parte del programa inició con “El Témpano” de Juan Carlos Baglietto; “Suite de tango” música de Gardelín y Piazzolla, y “Argentino”, con música de Bersuit Vergarabat.

En cada una de las escenas lograron reflejar justamente las distintas facetas que componen el "ser argentino".
El Ballet del MERCOSUR, la compañía que dirige, cuenta como co-directora a Gabriela Pucci, una excelente bailarina con quien tuve oportunidad de compartir espectáculos en Junín: sencilla, generosa, amigable, atenta, dispuesta a solucionar con una sonrisa los problemas que se presentan a último momento, a aportar su experiencia para mejorar la totalidad de un espectáculo. En este caso, desconozco los entretelones, pero se nota que juntos han logrado imponer al grupo sus propios valores.

El ballet está conformado por: Jorgelina Aguirre, Patricia Baca Urquiza, Magali Baratini, Melisa Buchelli, Carolina Capriati, Marisol Debortoli, Mariela Milano, Luisina Rodríguez, Julieta Saravia, Catriel Campero Basola, Walter Cardoso, Matías Mancilla, Andrés Lis y Javier Melgarejo.

No sólo técnicamente son muy buenos, sino que transmiten la alegría y el compromiso interior cuando danzan. Un placer ver la comunicación que hay entre ellos y la entrega al público.
Como detalle cabe agregar que de este ballet surgieron muchas figuras que hoy deleitan al público en diferentes escenarios tanto de aquí como del exterior. Dos ejemplos entre muchos: el año pasado en Mar del Plata tuvimos oportunidad de ver a una excepcional Genoveva Surur en "Giselle" como primera bailarina del Ballet del Teatro Argentino de La Plata; y pronto veremos a Hernán Piquín, un impecable bailarín, quien ya ha estado aquí junto a Julio Bocca y su ballet. Ambos dieron sus primeros pasos profesionales en el Ballet del MERCOSUR. Además de Luciana Paris, Cynthia Labaronne, Darío Franconi, Pablo Piantino, Marianela Núñez y otros.
Como dijo Maurice Béjart, lograron estar "Un instante en la vida ajena...", pero ese momento tan colmado de magia se perpetuará para siempre en la memoria de quienes pudimos disfrutarlo... simplemente por entregar su ARTE.
* * * * *
"Un ser, una idea, una cultura, un sentimiento.

Yo... ARGENTINO!"... Gracias, Maxi!

* * * * *

* * *

lunes, 28 de enero de 2008

"La Celestina"... Linda la ceremonia, eh?...

Anoche fui a ver la obra teatral "La Celestina", con mucha expectativa...
Camino al teatro encontré a un grupo ecuatoriano con un espectáculo callejero. Me atrajo visual y musicalmente. Como era temprano allí me quedé alrededor de media hora.
Lo que vi fueron danzas evidentemente ceremoniales, al son de instrumentos de viento y percusión.
Al terminar cada danza, algunos de ellos ofrecían a la venta varios cds. Quise hacerles algunas preguntas pero sinceramente por su parquedad al hablar fue imposible. También vendían unas artesanías muy atractivas.
Un señor al lado mío adquirió un cd, lo pedí para leerlo y así me enteré que el grupo se llama "Jawar Huauqui" y el título era "Drums Dance".

En casa busqué. Es una ceremonia incaica: Inti es la divinidad solar que los incas consideraban su "huaca", su fuerza. No era el dios supremo sino el fundamento de lo existente. Todo "huaca" tenía su manifestación no humana sobre la tierra, que se llamaba "huaqui", y el "huaqui" del Inti era el alcón, por eso los trajes con plumas.
Desconozco el tema por lo que si alguien que lee esto puede aportar algo, sinceramente será bienvenido.
Loable realmente el esfuerzo del grupo, el vestuario y maquillaje atractivos. Además, teniendo en cuenta el viento, la basura que volaba, y todas las interferencias del ámbito (lo digo porque tengo experiencia en teatro callejero) ellos superan todo y entregan su energía. Convocan a mucha gente que valora y aplaude tanto sacrificio, digo esto porque algunas veces he pasado, y han estado al rayo del sol y hasta la noche.
Seguí mi camino con el espíritu enriquecido. No entendí por qué, rindiendo culto de esa manera a sus antepasados y creencias, el cd se llama "Drums Dance" (danza de los tambores o algo así). Supongo que pasa por la globalización y otras yerbas, pero eso me dio cierto saborcillo amargo. De todos modos, mi aplauso fue con ganas.

Ah!, cierto, casi lo olvido, yo iba con muchas ganas a ver "La Celestina". Sobre todo por que Elena Tasisto es una excelente actriz y el director (Daniel Suárez Marzal) tiene un frondoso currículum también. Actuaba Malena Solda, pero fue reemplazada y al actor Sergio Surraco no lo conocía y sigo sin conocerlo.
Ustedes ven esa fotografía del programa? Bueno, son afortunados, estando allí pude ver mucho menos. La acústica y el poco declive de la sala no me permitieron ni escuchar ni ver. Y eso que estaba en la fila 9.
La escenografía modernosa de Horacio Pigozzi resultó adecuada, y sobre ella proyectaban imágenes que exceptuando alguna que distraía, estaban buenas. La iluminación, de Nicolás Trovato fue muy deficiente. El vestuario de Renata Schusseim sobrio y adecuado, destacándose el de la Celestina.
Qué puedo criticar de la obra? No entiendo por qué la mayoría de las escenas se desarrollaron al ras del piso, no le encontré justificación alguna. Peor aún con las dificultades que presentaba la sala. Modificando la puesta original, los espectadores podríamos haber por lo menos visto lo que fuimos a ver y no vimos. Acompañaban la obra un músico y dos cantantes, que participaban a manera de trovadores, todos ellos excelentes. Las voces eran muy buenas. El saldo positivo fue ese: música y canciones.

Qué me llevé al salir? Nada. Exceptuando el trauma de creer que se me estaba insinuando una sordera, pero como a mis amigos les pasó lo mismo... y una contractura cervical espantosa.
Una lástima, porque mis expectativas eran muchas pero... Detesto salir de un teatro y sentir que poco o nada me llevo, terminaré diciendo lo que Woody Allen: "Odio la realidad, aunque es el único lugar donde podemos conseguir un filete para cenar".
No, mentiras, yo seguiré insistiendo... y... aguante la ficción, carajo!

* * * * *


OTRO TEMA:

Me permito desde aquí recomendar el blog de Ruben Hamada, acuarelista salteño: http://huellasdeacuarela.blogspot.com/
*

sábado, 26 de enero de 2008

Laberintos de la red, laberintos de la vida...

Serie Laberintos - 3 - Lirium (1987)-(20x30)
* * * * *
Anoche asistí a una reunión convocada por una amiga que se propuso algo interesante y original: juntar en su casa a personas que entre sí, en su mayoría, no se conocían, y provenían de diferentes ámbitos y ciudades, aprovechando muchos sus vacaciones.
Todos nos dedicábamos a cosas diferentes; nuestros gustos, edades, vivencias eran distintas. La diversidad era notable. Fue llegar y no sentirse "sapo de otro pozo", porque todos lo éramos. Sólo la dueña de casa era el punto de unión.
A algunas personas (las menos) las había visto alguna vez; a las demás no.
Fue una experiencia rara. Porque se entrelazaban charlas, y así cada uno fue pispeando un poco al otro, experimentando más afinidad con algunos...
Sentí que era algo así como un laberinto. Allí nos encontramos, nuestros caminos se cruzaron, seguiremos cada uno por sus sendas, y con algunos seguramente nos volveremos a juntar, con otros no, pero si alguien los menciona tendremos referencias por este encuentro. Por eso visualicé un laberinto, digamos que con música de Béla Bartók. Porque en mi interior todo se traduce en acciones, imágenes, música y coreografía (y ésta era tan rara que imposible describirla).
Lo cierto es que el conjunto era lo más heterogéneo que uno puede encontrar, y sin embargo fuimos un grupo compartiendo un poco de todo, risas, discusiones, experiencias, contando cada uno de sí mismo lo que se animaba, lo que se le cantaba digamos, permitiéndonos bromas, burlas sanas, escuchando tristezas y alegrías, cada cual de acuerdo a lo cómodo que se sentía. Y así establecimos diferentes vínculos.

Vino a mi mente este mundo raro que hace poco transito, el de los blogs. Y es justamente así, un laberinto, como la vida misma.
Nos cruzamos, nos entrelazamos, tenemos más afinidad con algunos, afectos sinceros, a algunos sentimos que los queremos, y si no posteó algo mmm... qué le andará pasando, no? Todo dentro de una diversidad de intereses, edades, sexos, aspiraciones, gustos.
Pero lo importante es que nos encontramos. Y nos vamos vinculando.
Si recorremos los comentarios sucede como en la reunión de anoche: aparecen personas que no conocemos, clickeamos para pispear su blog si dijo algo que nos motivó, o para ver de qué va lo suyo. Nos reímos, nos burlamos, sanamente, disfrutamos, escuchamos experiencias, nos conmovemos, nos solidarizamos.
Algunos se van perdiendo por sus caminos, algunos vuelven después de un lapso, otros vuelven y vuelven a volver y resultan familiares, o no?. Conocemos sus fotos, las de sus niños...
La diferencia es que no nos vemos las caras ni escuchamos nuestras voces. Pero nos vamos conociendo, nos vamos mostrando, aún desde la fantasía, que en realidad es la realidad de nuestros sueños.

Hay diferencia entre esto y aquéllo?
Siento que no, porque lo que nos enriquece es justamente el vínculo.
Y ustedes, qué piensan, opinan o sienten respecto a esto?

Serie Laberintos - 4 - Lirium (1987) (16x32)

jueves, 24 de enero de 2008

Un correcto Iñaki...


Iñaki Urlezaga se presentó anoche en nuestra ciudad con su compañía el "Ballet Concierto".

A Iñaki lo vi sobre un escenario por primera vez cuando era un pequeñín que entraba junto al carro de la vendimia en Giselle, en el Colón. Sus condiciones eran evidentes. Luego tuve oportunidad de verlo personalmente un par de veces más, sumado a lo que se ha emitido por televisión.

Que Iñaki conserva sus condiciones y tiene una excelente técnica, es indudable. Pero sinceramente, anoche salí del teatro con la sensación de que, si bien todo había sido correcto, no sentí la conmoción natural que se experimenta ante un grande. Y digo correcto, cuando en realidad siento que a esta altura de su carrera quisiera hablar de excelencia, pero no puedo, sinceramente lo digo.

Elogio su esfuerzo, que lo hubo. Sus saltos voladores. Y además tengo en cuenta que llevar adelante una compañía es todo un riesgo. En eso, me saco el sombrero.

Cuáles son mis peros:
Tiene cara aniñada, pero ya no es niño ni adolescente. Siento que falta esa presencia varonil adulta en sus interpretaciones. Veo a un niño jugando, pero que en lo espiritual o emocional no alcanza la madurez que debería.
En "Don Quijote" encontré un Basilio de técnica admirable, muy simpático, pero no percibí ese "feeling", esa comunicación profunda con su compañera: Eliana Figueroa, muy buena en su rol de Kitri.

En el pas de deux de "Carnaval de Venecia" disfruté a dos "desconocidos" que sinceramente me parecieron excelentes: Lucía Ríos (muy buena también en el Cupido de Quijote) y Franco Cadelago, con una técnica y presencia escénica admirables. Aquí sí, como yo digo, solitos "llenaron" el escenario.

En cuanto a Bolero de Ravel, particularmente no me gustó la coreografía. Sentí que la esencia de esa composición no estaba presente. Mucho despliegue en toda la compañía, mucha danza "modernosa", pero no original si nos remitimos a lo que se veía en el San Martín o aún en el mismo Colón, en los ´80 ya. En cuanto a Iñaki, con su torso desnudo, se insinuaba en la cintura eso que llamamos "flotadores", lo que estéticamente no ayuda justamente a un bailarín.

La última parte "Tango Argentino": me parecieron buenas las coreografías y la música, aunque archi-interpretada por tantos ballets, no?. Pero me pasó como con Bolero, no encontré la esencia tanguera que aún en la estilización considero que no debe perderse. Y sentí que los "pas de deux" dejaban zonas vacías, y no hablo del escenario. Iñaki distrae con tanto movimiento innecesario de brazos, y tampoco sentí esa compenetración que esperaba me envolviera.

En cuanto a la compañía, en general me pareció buena, algunos se destacaron más y por suerte su director les dio lugar (ese también es un rasgo elogiable de Iñaki). Pero en algunos momentos noté ciertos desajustes, quizás por falta de ensayo, no sé.
Quiero creer que Iñaki crecerá mucho más, evitará tanto movimiento de brazo innecesario... y lo creo porque tiene talento y técnica.

El público obviamente lo aplaudió de pie; y seguramente es lo que merece tanto esfuerzo. Además su trayectoria y premios no son gratuitos.

Yo puedo decir que si bien lo disfruté, no me tocó el "alma", que es en definitiva lo que motiva mi acercamiento a cualquier expresión artística.
Simplemente quise, con total sinceridad, expresar mi mirada...

martes, 22 de enero de 2008

Uy! Se me achica el cerebro?...

Cables desconectados? Lirium, 1987 (A4)
* * * * *
EXPERIENCIA RECIENTE:
Desde hace un tiempito he venido sintiendo una fuerte opresión en mis sienes. Preocupada pero temerosa iba dilatando la visita al especialista. Es que una sabe que siempre está en peligro de que la vistan con camisa de fuerza!.
Pues bien: hoy descubrí la causa: "paparulez" pura y dura, como siempre.
Hace 15 ó 20 días que utilizo dos cremas: una por las mañanas y otra nocturna. Condicionada por los colores (y como siempre incoherente), relacioné que la tapita celeste era para la noche y la tapita rosa para el día.
Error: era al "vesre". Hoy miré las etiquetas y la celeste tiene filtro solar ¡ajajá! (y en mi depto. ni aún durmiendo de día entra pizca de sol). Ahí caí... "errare humanum est", pero esto ya es...
Decisión: para no equivocarme, invertí las tapitas. Es que soy un animal de costumbres y lo asumo.
Deduje: mi opresión provenía de lo actuado por estas cremas: mis patas de gallo no se estaban suavizando como yo pensaba, ¡seguían creciendo y ramificándose por dentro!
Conclusión: Todas las cremas son iguales... pero algunas pueden resultar malignas, así que "atenti!"...
Yo prefiero lucir arruguitas a tener el cerebro oprimido... y usted?
Nota: pierda sus esperanzas de que mi mente vaya a funcionar mejor... hay tantas otras causas!

lunes, 21 de enero de 2008

Sin palabras...

Llantos ignorados 1 - Lirium, 2007 (A4)

* * * * *
“Estoy preparada para ser ahorcada
pero no deberían lapidarme.
Si te estrangulan mueres y ya está, pero es muy duro
soportar los golpes de las piedras en la cabeza.”
Khayrieh, mujer condenada a morir lapidada.
* * * * *
"La ejecución por lapidación es un castigo especialmente atroz que Irán continúa aplicando a hombres y mujeres acusados de cometer adulterio, desoyendo así al Comité de Derechos Humanos de la ONU, según el cual tratar el adulterio como delito es contrario a las normas internacionales.
La ley iraní prescribe que las piedras han de ser escogidas de forma que sean lo suficientemente grandes para causar daño pero no tanto como para matar a la víctima de forma inmediata.
En los últimos dos años al menos tres personas han sido apedreadas hasta la muerte en Irán. En la actualidad hay al menos nueve mujeres y dos hombres bajo sentencia de ejecución por lapidación."

(Fragmento de mail que he recibido de Amnistía Internacional)
* * * * *
Entonces uno se queda sin palabras... O al menos yo que no he sido privilegiada con el talento de reflejar en palabras todo lo que me desgarra algo así.
Siento impotencia por que no puedo hacer nada; por saber que aunque agregué mi firma (como siempre), hay cosas que no cambian.
Y me siento culpable también por mi ignorancia, porque quizás algo más podría hacer y no lo sé.
Y me siento una reverenda estúpida que se queja de tantas cosas de su propia vida, que al lado de esto es un paraíso.
Y no ignoro los sufrimientos que hay aquí nomás, a metros, pero eso es otra cosa y ya le daré lugar en mi "covacha"...
Pero esto... esto me provoca un llanto doloroso que no cesa.
Y me quedo así... sin palabras...

domingo, 20 de enero de 2008

Ufa! Empatamos...

Y bueno, por lo menos no perdimos.
Hasta el último minuto.. Qué nervios, qué nervios pasé ... quedé rendida!
Yo no sé qué harán ustedes, pero esta noche YO duermo así. A domani! LA TITI

sábado, 19 de enero de 2008

Seguro que hoy ganamos!

Yo ya comencé a prepararme para los festejos...
Condesa, Pachu, y demás "cuervos",
denme una mano por favor!... no ven que me enredé?
La Titi

viernes, 18 de enero de 2008

Ocho tienen que ser?

Ocho entrelazado
(Lirium-2005-A4)
*****
"Madam y/o Madmuasél" la "Comtesse" ha tenido la deferencia de elegirme para continuar este meme.
Uf!... no imagina cuánto se le agradece por estos lares.
El meme en cuestión consiste en contar intimidades con mucha verdad y poco glamour. Como si ya no lo hubiera hecho esta novata tendrá que mostrar la hilacha...
-------------------------------
* Luego de batir la crema chantilly en el mismo bol que la sirvo, paso por su interior el índice limpiando las salpicaduras de la batida y le pego una chupada de esas que dejan los bigotes blancos. Aclaro que no repito la operación baboseando la crema, y así la sirvo prolijitaaa!.

** Soy del Ciclón, cuerva a muerte, por herencia paterna pero... he de confesar que no entiendo nada de fútbol y jamás he visto un partido. Digamos que soy fiestera y me prendo en los festejos ja!. (Esto fue para usted Condesa, de puro revanchista que soy, vio?).

*** En casa ando todo el día con una remera llena de agujeros. Tengo varias de esas que parecen que en la próxima lavada morirán pero como resisten agujereadas y finitas no las desecho. Y para dormir también las uso, aún en "esas" ocasiones especiales, "erósticas" quise decir.

**** No soporto a las personas con mal aliento, a tal punto que dejé de ir a tango en la tercera clase, porque siempre me enganchaba el mismo flaco, lo que sucede es que soy fácil de llevar... eh mal pensados!, yo seguía las instrucciones del profe y en esa danza hay que dejarse... pero de tanto esquivarlo salía con tortícolis!.

***** A mi gati Titi le dejo lamer la paletita de untar cuando como queso "anteibl". Aclaro que está educada y espera a que yo unte lo mío, lame su ración y no vuelvo a untar.

****** A veces en invierno "me agarra la cistitis" y ando con la bolsa de agua caliente dentro del pantalón... eso y una pastillita: santo remedio! No pidan explicaciones sobre qué ando haciendo que la cistitis se reitera, eh?

******* A esta paisana no la inviten a un jugoso asado con vino. No como carnes rojas. Ando de alpargatas y soy de la pampa húmeda, pero, desde chiquita eh?... gustos son gustos... ¡Ahijuna!...

******** Enlazado al anterior: confieso (esperando que no vengan a cachetearme en bandada) que no me gusta el vino, la cerveza, la sidra, el champucito, el whisky, la "giniebra" ni ninguna bebida alcohólica, a excepción del licor de chocolate o dulce de leche... o sea que para los festejes soy un embole... y no le puedo echar la culpa a la bebida de mis delirios.

Ah...! No lo puedo creer. He cumplido la tarea. Como no sé a quién pasarle la posta, espero que todos los que pensaron esas cosas que pensaron mientras leían y aún no participaron de este meme, lo hagan. He dicho.

jueves, 17 de enero de 2008

Mmm... entro?...

Mmm... no sé si entrar...
(Collage-Lirium-2005-21x15 cms)
* * * * *
Ustedes también se sintieron así?
Por favor, digan a coro "síii!!!"
No quiero pensar que soy la única paparula que se siente como un crío desamparado entrando en quién sabe qué mundo! Porque eso es lo que estoy sintiendo...
Apenas hace unos días asomé la nariz en esto de los blogs para ver de qué se trataba... Sí, ya sé, no tengo problemas en asumir que soy de otra galaxia... pero la verdad es esa...
Y ahora ya estoy, ya atravesé esa puerta... Y aún con pañales (dije aún, para que no crean que es por incontinencia ja!) tengo que aprender a jugar al ajedrez... esa es la sensación...
Expuesta a un "planeta" lleno de texturas diferentes... de cielos que se entremezclan... de gustos compartidos y opuestos... de caras que no se conocen pero se ven a través de la coloratura de las expresiones... de sueños desatados... de desvelos... de estrategias... de diferentes decires... de no saber quién está diciendo la verdad o no... quién está contando lo que es o simplemente lo que quiere ser... Un mundo donde precisamente por transitar en el anonimato (en la mayoría de los casos) resulta totalmente de fantasía...
Y siento que es justamente eso lo que me atrajo: la fantasía... la conexión entre distintas fantasías, que a decir verdad creo que acerca a lo más recóndito de los conectados... a esa zona que no se muestra en el laburo, con los vecinos, con el verdulero y ni siquiera con los amigos...
Creo que ahí está la clave... en la libertad de jugar con lo que llevamos en nuestro interior. Así, como cuando niños, con toda la dulzura, con toda la crueldad, con toda la espontaneidad...
Y prefiero no decir nada de los baches tecnológicos de los que puedo salir por que una generosa amiga de la red me echa un cable...
Y bien, ahora uno (se devaluaron mis pretensiones), aunque sea uno, anímese a decir por lo menos que sintió algo parecido...

Siempre hay una primera vez...

Hace dos noches, cuando decidí comenzar con este blog, había salido a caminar por la costa. El clima estaba fresco, entonces entre a un paseo-shopping para distraerme mirando libros.
En un puesto de una señora japonesa compré una cajita de sahumerios y unos paquetitos de té concentrado, que elegí por los colores porque no entendí las explicaciones de la vendedora.
Llegué al stand de libros y terminé comprando una edición pequeñísima de "La Dama de las Camelias".
Confieso que nunca la leí, he visto innumerables versiones de "La Traviata" en teatro o fílmicas, he escuchado la ópera también muchas veces y en muchas versiones (mi preferida es una de la Callas del '58), tengo en video el ballet "Margarita y Armando" hecho especialmente para Nureyev-Fonteyn, pero el libro no lo he leído (tampoco sé si podré por que la letra es pequeñísima).
Llegué a casa con cierta inquietud, puse todo sobre la mesa, encendí un sahumerio coquetón y me dije hoy comienzo este camino, y soplé las dudas. Se acercó la gati a compartir el momento, a curiosear como siempre.
Me preparé el té, estrené el jarrito que me regaló una Papá Noela amiga-hermana: ¿ves María Violeta que es azul no violeta?, pero es hermoso... y como verás conseguí los sahumerios conito de hace años, pero esos espiralitos de sahumerio que también me regalaste todavía no los estrené.
Encendí una vela lila y me dije es ahora o nunca. Y así comencé. Por eso estoy aquí. Y no sé, quise compartir ese momento con ustedes, que vaya uno a saber qué estarán pensando, no?...
Como verán, mi inseparable compañera no se acercó para compartir nada, sus intenciones eran muy otras: llevarse una ramita amarilla que estaba en la cajita.
Ah!, la presento: Tigri o Tigrita (qué nombre original, no?)... Titi para ustedes que ya son un poco amigos... y detrás la pecera, con los siete Gurkis que obviamente ella adoooraaaa...

miércoles, 16 de enero de 2008

Perlita danzarina

¿Por qué decidí incorporar este video? Porque justamente yo no puedo disfrutarlo en toda su dimensión, mis ojos se llenan de lágrimas cada vez que escucho este "adaggio", porque precisamente con esa música actuamos junto a Beto en la foto del anterior post. En fin, diría que es un chasco que me ha hecho el "Chaicosqui" vio?...
Anthony Dowell es a mi entender uno de los mejores "partenaires" del siglo XX. Prolijo, esbelto, refinado, propiciando que su compañera se luzca: el príncipe perfecto.
Espero lo disfruten:
Gran Pas de Deux de "El Cascanueces" (The Nutcracker)
por el Royal Ballet. (Fuente:You Tube)

martes, 15 de enero de 2008

Estás ahí?


Beto Mesa, su marioneta y Lirium (1972)

* * * * *

“Beto: estás ahí?” Y él, mi duende lila, paradito sobre mi hombro derecho y sabiendo que nadie más que yo puede verlo, me dice tibiamente al oído, como secreteando:
“A tu lado, Lirio, como siempre”.

Entonces me relajo, disfruto de su vuelo que me envuelve y se lleva mis miedos; y sé que anda por ahí, saltando entre las luces, pirueteando contento, al son de la musiquita del Pas de Deux de Cascanueces… haciendo locuritas… con su cara tan tierna… con sus ojitos dulces…

Ahora sí, estoy lista… que se abra el telón!

Cuando tenía 5 años en un pequeño ballet creado por Nené, “Hansel y Gretel”, yo interpretaba a Gretel. Cuando llegó el momento de armar la escena en que los chicos se duermen en el bosque me empeciné y dije que no bailaba. No hay nada peor que una escorpianita empacada y cerrada que encima llora a moco tendido.
Con inagotable paciencia Beto (que para mí era una especie de Gulliver todopoderoso) me sentó en sus rodillas, me calmó y finalmente logró que hablara: mi terror era quedarme dormida en serio cuando en la función llegara esa escena.
Entonces dijo las palabras mágicas: él estaría escondido detrás de “ese” arbolito que estaba pintando, colocado justamente donde yo me dormía, y si me dormía en serio él me despertaría sin que el público se diera cuenta. Y yo salí contenta con mi mallita negra a seguir ensayando.
A partir de ahí se convirtió en mi seguridad sin siquiera saberlo.
Pasaron los años, viví innumerables experiencias junto a él, a Nené, a Oscar Charne, y a todo el grupo que fue creciendo hasta convertirse en el ballet “Terpsícore” de Junín.
Una mañana negra de un soleado 17 de diciembre de 1976 recibí la noticia de que Beto había “desaparecido”.
Beto Mesa era titiritero con sus “Títeres del Tío Beto”, era el “Payasín” que tantos adultos de hoy recuerdan de su niñez, excelente actor con su inolvidable “Las manos de Eurídice”, enseñaba Danzas Folklóricas, sabía muchísimo sobre leyendas argentinas, tenía magia como pocos para contarlas y contar anécdotas, guitarreaba y c
antaba en reuniones, realizaba escenografías, y era un poco el “comodín” que todo lo resolvía cuando se realizaban las funciones, haciendo equilibrio en las tablas podridas a metros de altura, en una mano el martillo, en la otra un lápiz para algún retoque de maquillaje de último momento. Y todo con una humildad que jamás la volví a ver en nadie.

Por eso hoy, como siempre, la escena se repite. “Beto, estás ahí?.”… Cada vez que emprendo algo nuevo, o que me siento expuesta, ya sea sobre un escenario, frente a una clase de teatro o de yoga, o mostrándole a alguien mis dibujos, él está ahí, como ahora, y mi oreja derecha tibiecita… “A tu lado, Lirio, como siempre”.