viernes, 23 de abril de 2010

Espejos

*
Espejos - Perspectiva - Tinta blanca y lápices de colores - 18x29 - 2005 - Lirium*
*
Por Deepak Chopra

Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo, y darnos cuenta de que estamos mirando otra versión de nosotros mismos. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo. Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. A esto se llama espejo de las relaciones. A través del espejo de una relación, descubro mi yo no circunscrito. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo.

Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad en la conciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia, porque siempre estamos envueltos en relaciones. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales. Cuando estás enamorado, romántica y profundamente enamorado, tienes una sensación de intemporalidad. En ese momento, estás en paz con la incertidumbre. Te sientes de maravilla, pero vulnerable; sientes cercanía pero también desprotección. Estás transformándote, cambiando, pero sin miedo. Te sientes maravillado. Ésa es una experiencia espiritual.

A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia. Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. ¿Hacia quiénes nos sentimos atraídos? Hacia las personas que tienen características similares a las nuestras, pero eso no es todo. Queremos estar en su compañía porque subconscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características. Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tienen características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para evolución de nuestra conciencia. Gracias a esta evolución experimentamos estados extendidos de conciencia.

La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Si prestas atención a esos sentimientos podrás iniciar el proceso de convertirte en ti más plenamente.

Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean. ¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados? Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas. Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti. Es otro paso a favor del desarrollo de tu ser espiritual. Las personas más esclarecidas del mundo aceptan todo su potencial de luz y oscuridad. Cuando estás con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sientes juzgado. Esto sólo ocurre cuando las personas ven el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, como características externas.

Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminoso y oscuro de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones. Todos somos multidimensionales, omnidimensionales. Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconocemos nuestra conexión con la conciencia universal y expandimos nuestra conciencia personal.

Las características que distinguimos más claramente en los demás están presentes en nosotros. Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros. Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos. Nadie tiene exclusivamente características positivas. La presencia de características negativas sólo significa que estamos completos; gracias a esa totalidad, podemos acceder más fácilmente a nuestro ser universal, no circunscrito.

Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos y, a través de esa conexión, descubrir la conciencia de la unidad. Éste es el poder del espejo de las relaciones.


7 comentarios:

De Lirium soy dijo...

Muy elevado para mí que veo los espejos de otra manera.

dondelohabredejado dijo...

Me encanta este dibujo tuyo, es alucinante.
Este texto de Chopra es uno de mis preferidos, no entiendo por qué lo publicaste si ves los espejos de otra manera...
Yo creo que generalmente es así, nos proyectamos en los otros y reflejamos a los otros constantemente.
Nos atrae lo que es como nosotros y nos causa rechazo o nos enoja lo que no aceptamos en nosotros mismos.
Claro que no siempre es así, pero se aprende mucho preguntándose a partir de este concepto, y se crece al verse en las distintas relaciones y ser cada vez más uno mismo, conocerse más, y entre otras aprender a no juzgar...
Gracias a tu entrada recordé una anécdota y sé qué voy a postear hoy (o mañana, veré cuándo puedo)
Besitos ♥

Liliana Lucki dijo...

Es para leer y releer.

Me resulta placentero la forma de escribir y reflejar

lo que siento o el reaccionar ante deteminadas

personas.Aveces no es el momento adecuado.

Otras son los pre-conceptos...

Seguramente se activan los sensores y

reaccionamos dependiendo del estado mental

del momento.

La obra es maravillosa.El espacio rodeando a la materia.

Fabuloso !!!! Te saluda,Liliana

Estrella dijo...

Me quedé deslumbrada con ese dibujo.
Los espejos, enemigos de Borges, mirá vos.

De Lirium soy dijo...

MARINA: Gracias, el garabato es viejito.
Sí, hace un año me enviaste ese texto aunque nunca compartimos su lectura.
Por qué lo posteé? da chapa de profundo no?
En este caso, como es su costumbre y la de tantos "maestros" generaliza. Es la mejor manera de sumar adeptos. Los casos particulares no son los que venden libros precisamente, y sabemos que sólo una élite con alto poder adquisitivo tiene acceso directo a él. Al menos es lo que por aquí se vio.
Claro que sería una necia si no reconozco que hay veces mi rechazo viene de ver en el otro lo que detesto de mí misma, sólo a veces...
Un beso ♥

LILIANA LUCKI: Como de muchos autores, siempre hay algo que nos sirve y mucho para desechar. Quizás lo veo así porque no soy precisamente profunda y me hace falta evolucionar para llegar a comprenderlo... no sé.
Gracias, este garabato lo hice como un juego para practicar perspectiva... no exagere (juás!)
Alucinantes los collages que has realizado.
Un beso

ESTRELLA: Gracias.
Borges y los espejos... todo un tema.
Nosotros y los espejos... todo otro tema, no?.
Un beso

La condesa sangrienta dijo...

Yo es otro decía Rimbaud
en tanto Borges aseguraba que Los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el números de los hombres.

No siempre vemos lo mismo en los espejos, Marina, porque no siempre (nos) miramos con los mismos ojos. También puede suceder que el espejo esté empañado.

El dibujo me encantó!!

Beso doña y limpie el espejito, quiere? jaj

De Lirium soy dijo...

CONDESA SANGRIENTA: Muy cierto lo que dice...
Será que los cambios/choques de temperatura los empañan?
Tendré que conseguir un buen limpiavidrios, es que el aliento es poco...
Gracias, parece que el fondo negro...
Un beso