jueves, 10 de febrero de 2011

Feliz Cumpleaños, Mar del Plata!

*


137 años
1874 - 10 de febrero - 2011

Hace 12 años, en febrero del ´99 elegí esta ciudad para vivir. O mejor dicho la elegí muchos años antes... y seguramente me eligió ella antes de ese antes, cuando la conocí.
Hace 12 años, en esta fecha, todavía estaba buscando departamento para vivir con la ayuda de Mirta, una amiga que para bancarme vino a vacacionar aquí y alquiló un departamento de temporada por 15 días. 

Vacaciones? Correr y buscar por cielo y tierra un departamento donde instalarme en la peor época para alquilar por 24 meses... Correr y entrevistarme con Fulano y Mengana para conseguir trabajo. Todo era como caminar cuesta arriba con viento en contra.
El 14 a última hora firmé contrato de alquiler en un departamentito de La Perla... El 15 se vencían los 15 días... traslado con dos bolsitos y limpieza profunda literalmente a cuatro manos... A la noche ella volvió a Junín y yo dormí sobre una esterilla playera en el piso porque no había alcanzado el tiempo para comprar un colchón y los que había ajjj! un asquete.
Me dormí (me desmayé) escuchando un compact de la Piaf en un disc-man con dos parlantitos... Inolvidable ese sentir que estaba instalada en "mi lugar", disfrutando hasta de la contractura por la dureza del piso.

Dos días y toda mi vajilla era un tazón, un jarrito de acero y una cuchara... Al tercer día llegó mi vieja con mi sobrina y una tía para vacacionar y ayudarme (no hizo falta, ya estaban los colchones, un sofá cama y todo listo para vivir). El mismo día llegó el transporte (dos días esperando) trayéndome todo lo que había empacado antes de partir: vajilla, pilchas, ropa de cama, la tele y obviamente el equipo de música y algunos cassettes y cds.

A los 4 ó 5 días salieron las primeras 4 horitas de teatro, y después...
Cuesta arriba enfrentando más que un viento: el país que se caía a pedazos... y con él  mis proyectos... Una anemia que no había registrado y el médico que no entendía cómo podía andar... Luego mi viejo con un problema de salud jodido del que finalmente salió... Viajar viajar y vivir por meses la mitad aquí y la mitad en Junín...
2001... el país en el fondo del abismo, se vencía el contrato de alquiler y... apareció un conocido (ahora amigo) ofreciendo para alquilar este depto., mi querida covacha...

Mar del Plata y su mar que cada día me atrae más...
y sus cielos incomparables...
Sus virajes climáticos que hacen que estés disfrutando del sol y la playa, a los cinco minutos un viento que nos transforma a todos en Mary Poppins con sombrillas, a los diez minutos el cielo que se parte y un chaparrón que te congela y una hora después podés volver a cocinarte en la playa... No hay gel post-solar que calme los ardores de tanto sol, y a las pocas horas tiritás y no hay café con Tía María y chocolate en rama que te de la tibieza que necesitás...

Mar del Plata con sus paisajes que ya son míos... playa, mar, acantilados, puerto, bosquecitos, llanura, lomas, sierras... todo acá...

Mar del Plata y su idiosincracia sin parangón... donde convivimos todo el año gente de los más diversos lugares del país, y también del mundo... donde hay tantas identidades y costumbres que pareciera no tener identidad, y sin embargo la tiene... ese sello propio, singular... marplatense...

Difícil para hacer amigos, para que te abran las puertas de su casa... y no puede ser de otra manera porque miles vienen a probar suerte y luego se marchan y duele abrir el corazón a alguien que quizás dos días después se va... Difícil para los que nacieron aquí, a tal punto que es el único lugar en el mundo que además de las cientos de casas o centros de diferentes lugares y países, existe la casa del marplatense nativo. Difícil para nosotros, los "extranjeros" hacer amigos, pero sorprende darte cuenta que de pronto contás con amigos que son "de fierro" capaces de bancarte más que cualquiera...

El Festival de Cine, cientos de espectáculos para todos los gustos y todos los bolsillos en dos meses... Museos, casonas, villas... todos los estilos arquitectónicos... la Biblia y el calefón en todo... En una butaca alguien con short y ojotas o alpargatas, y en la de al lado alguien con un traje Armani o un "vestidito" de Versace... En la playa alguien matando el hambre con un pancho y una coca caliente y a pocos metros en el 5 estrellas alguien almorzando sushi con champagne...
Mar del Plata... mágica para los deportistas y la vida sana, y también para cualquier Isidoro Cañones...

Un día no podés caminar cien metros sin rozar diez codos y no encontrás lugar ni para quedarte parada en la arena... y a los pocos días una especie de ciudad fantasma con la mayoría de las viviendas desocupadas, las calles vacías, y las playas tan desoladas que podés caminar tres mil metros y cruzarte solamente con un perro callejero...

Mar del Plata, mi covacha y esta familia rara que formamos: la gata Tigrita marplatense, citadina;  Pirinchita de la zona de sierras, rural, bigotosa del campo; y los Gurkis y Chilindrines peces que vaya a saber de qué aguas dulces vienen; y yo de la mejor pampa húmeda, de un Junín que amo, lleno de afectos, al que me gusta recorrer y reconcer como mío, como raíz, visitar la ciudad, su balneario, pero sabiendo que vuelvo acá porque ahora soy también de acá.
Dije demasiado de Mar del Plata, y demasiado no es demasiado, queda mucho más...

Mar del Plata y todos los extremos... todos los matices... 
todos los ritmos...  tan escorpionudos como yo...
a lo mejor por eso la elegí... a lo mejor por eso me eligió...
Lo cierto es que por su todo y mucho más es mi ciudad... mi "lugar"...

Parafraseando a Chico Novarro y su Cantata Buenos Aires cierro con un:
"Cómo no amar a Mar del Plata,
si es una forma de saber quién soy"...

Hubo festejos, muchos, en diferentes puntos de la ciudad, eventos de todo tipo; pero este año una amiga organizó un asado en su casa, en Sierra de los Padres.
Y allá, con las amistades "de fierro", levantamos la copa para brindar (quienes nacieron y quienes la elegimos) por esta querida ciudad... la nuestra... la mía...

FESTEJOS COVACHEROS?... 
Estos fuegos artificiales con los que me sorprendió hace unos días en plena tarde... y sí, extremos... sol y fuegos de artificio... así de mágica es Mar del Plata...






*
LAS FOTOGRAFÍAS FUERON TOMADAS EL SÁBADO 5 DE FEBRERO DE 2011 AL CIERRE DE UN RECITAL DE ATTAQUE 77.

MÚSICA: Häendel - Música para los reales fuegos de artificio, luego de una intrusa promoción de cerveza... Oops!

Lirium*
*

16 comentarios:

magu dijo...

de LIRIUM
FELIZ CUMPLEAÑOS PARA LA FELIZ

Lirium* dijo...

Qué linda sorpresa MAGÚ! Es que no puse el link en Facebook y vos acá.
Sí, y seguirán los festejos, al menos un buen finde para playa... hacia allá voy en un rato :)
Beso y buen finde para vos.

Malena dijo...

Llegué a Mar del Plata en enero de 1990. Iba a estudiar; todavía no había cumplido 18 años. Mi vieja me instaló en un departamento en el centro, chiquito. Mucho cemento para mí, bicho de campo. Cuando se fue y la puerta se cerró lloré a moco tendido, sola. Los marplatenses son embromados para abrir puertas. Están demasiado acostumbrados a las "invasiones". De a poquito, empecé a conocer esa ciudad, aunque cada dos por tres terminaba en el puerto, porque había tomado mal el colectivo. Empecé a trabajar, a hacerme amiga de algunos compañeros, a tener novio marplatense. Entonces la Feliz me mostró su mejor cara; entonces caminé por esas calles que se hicieron mías, y las playas, y el bosque, y los fines de semana en las sierras. Me fui en enero de 1997. Y cuando ví que El Rápido cerraba la puerta y arrancaba, volví a llorar a moco tendido.
Pero esta vez por dejarla a ella.

FELIZ CUMPLEAÑOS, MAR DEL PLATA (mi covacha del alma).

Adolfo Payés dijo...

Muchas felicidades..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes un buen fin de semana...

Dante Bertini dijo...

QUIZÁS DEBERÍA HABERME QUEDADO ALLÍ HACE MUCHÍSIMOS AÑOS...pero no lo hice y me fui mudando a más de una isla donde la gente está siempre de paso y los lugareños temen dar su corazón por miedo a que los dejen desamparados y sin latidos, solos como antes, como siempre, muertos de miedo y de tristeza, pero sin siquiera haber conocido un dolor real, un adiós auténtico, una tristeza no virtual...
No los disculpo ni perdono, lo siento. Ni siquiera creo que les importe mi opinión al respecto.
Feliz cumpleaños, ciudad feliz y desgraciada.
Nunca me pasaron tantas cosas en tan pocos tiempos.

Me gusta tu lluvia, o polvo, de estrellas...

El Gaucho Santillán dijo...

Feliz cumple, Marpla!!(que antiguo!)

Tu historia es entrañable, Lirium.

Un abrazo.

La condesa sangrienta dijo...

¡qué lindo homenaje y que exacta descripción de una ciudad tan difícil de describir!

Llegué a Mar del Plata a los 15 años, el último mes de colegio. Aquí me llevé las primeras materias a diciembre, tuve las 1ras. amonestaciones y el 1er. amor que ayudó a olvidar las lágrimas del que había dejado.
Aquí me casé y fundé mi familia. Amo Mar del Plata y no la cambiaría por otra ciudad.
Un beso grande, me gustó mucho este post!

Ana dijo...

Hola Feliz Cumple Mar Del Plata, me encantó tu historia. Muchos Saludos

SOLO DE INTERES dijo...

Un fuerte abrazo, mil felicidades, bendiciones, flores y todo lo mejor del mundo, Feliz Cumpleaños

Alelí dijo...

me encantó este post!

cuánto movimiento! y vida!

sentirse en casa es lo que nos da calma y emoción.

viva, li!
besos

Ejco dijo...

No hay nada como amar el sitio en el que vives, mirar al pasado y ver lo que has obtenido con esfuerzo, me gusta mucho este post.

Un abrazo

ALMA dijo...

Feliz cumple a la Feliz!!!

Me encantó tu relato de tus comienzos en la Feliz, similares, casi un calco de mis comienzos en Buenos Aires, cuando dejé el campo. Yo también dormi en el piso y mi unica vajilla era un mate prestado....

Me resulta muy cercano Mar del Plata, porque allí viven mis sobrinos y disfrutaron tanto como vos de los fuegos y los festejos.

Te faltó contar el festejo con ojos bigotosos


Besotes y buena semana

Lirium* dijo...

MALENA: Qué lindas tus palabras, qué linda tu experiencia... y sí, así es Mar del Plata.. diferente, dura... se llora al llegar, se llora la soledad y se llora al dejarla.
Un abrazo, me encantó que contaras un trocito de tu historia aquí.

ADOLFO: Qué alegría verte por aquí. Vi que posteaste, que asomaste la nariz por la blogósfera. Siempre es lindo el reencuentro con los afectos.
Un beso y buena semana.

DANTE: Qué lindo si te hubieras quedado aquí... Es así Mar del Plata, por suerte aunque no tan rápido como uno necesita, se encuentra gente que abre su corazón...
En la Perla del Atlántico hay polvos de todo tipo, aquí de estrellas :)
Todos los argentinos tienen su historia con la ciudad, hable con quien hable, esa es otra particularidad.
Un beso

Lirium* dijo...

GAUCHO: Jajás! también Mardel...
Una historia que comencé 20 años después de lo acostumbrado pero... nunca es tarde..
Un abrazo.
Ví que hace unos días volvió el Dr. Fragapane, ya pasaré.

CONDESA: Gracias. Muchas... viniendo de usted... Y sí, imposible describirla, no?
Qué lindo el pedacito de historia que cuenta acá. Muchas gracias.
Yo estuve a punto de cambiarla, lo sabe, pero... hoy no la cambiaría por nada.
Un beso enorme.

ANA: Muchas gracias... una partecita de mi historia marplatense.
Un beso.

Lirium* dijo...

SOLO DE INTERÉS: Gracias. La ciudad agradecida. Fueron muchos los festejos... y siguen... siempre hay algo que festejar en esta costa.
Un beso.

ALELÍ: Gracias... no soy buena escribiendo, pero... quise contar algo de mi historia aquí, el comienzo.
Logré sentirme en casa a pesar de todo desde el principio. Dejé una seguridad económica que no crea logre nuevamente pero gané tanto tanto a cambio que lo volvería a hacer sin pensarlo.
Tuve el proyecto de irme, pero... hoy siento que nada me moverá de aquí.
Un beso.

EJCO: Hola linda abeji!
Siempre cuesta, en todos lados, pero vale la pena el esfuerzo si uno siente que es su lugar.
Un beso

Lirium* dijo...

ALMA: Todos hemos tenido comienzos similares al dejar la ciudad natal, no?
Las bigotosas? todo el día solas porque yo fui a la sierra. Y a la noche pararon las orejas con los fuegos... ya no se esconden por las explosiones, sabrás por tus sobrinos que acá es cosa de todos los días y tengo la suerte de vivir a 300 metros de donde se realizan casi todos los eventos, así que ya ni se mosquean.
En eso soy privilegiada: Anoche escuché canciones y me acerqué: comedia musical y elección de reina :)