domingo, 8 de marzo de 2015

7 de Marzo - Día de la Visibilización Lésbica

*


"Pepa", canción en homenaje a Natalia Gaitán, asesinada por ser lesbiana.
Este track formará parte de "FaYa de Origen", tercer disco de autora de Silvia Palumbo.
Letra y musica: Silvia Palumbo
*

Hoy, 7 de marzo, se conmemora el Día de la Visibilización Lésbica, en memoria de Natalia "Pepa" Gaitán, asesinada en Córdoba en el 2010, por lesbiana, a manos del padrastro de su novia, Daniel Torres. Condenado a 14 años de prisión, por homicidio simple con agravante por uso de arma de fuego, la sentencia no amaparó el asesinato como crimen de odio y acto lesbofóbico.
La colectiva lésbica, de Junín, L@s Violetas, conmemorará ese día, visibilizándose en nuestra ciudad con un El crimen de odio que dio nacimiento al Día de la Visibilidad Lésbica
A Natalia “La Pepa” Gaitán la asesinó de un escopetazo en el pecho el padrastro de su novia. Fue el 7 de marzo de 2010 en Parque Liceo, uno de los barrios frontera de la ciudad de Córdoba. Más allá, comienza el campo. En recuerdo de “La Pepa”, la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires convirtió en ley la declaración del Día de la Visibilidad Lésbica, que se conmemora hoy, cuando se cumplen cinco años del crimen.
La iniciativa fue presentada por la diputada María Rachid, e impulsada por el espacio de articulación de mujeres lesbianas y bisexuales La Fulana, la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA) y la Federación Argentina LGBT.
A pesar de que el caso se transformó en emblema de las organizaciones que luchan por la igualdad de género, “no surge con certeza” que la causa que tuvo el condenado, Daniel Torres, para matar “fuera la condición sexual de Natalia Gaitán”, dijo en su voto el presidente del tribunal, Víctor María Vélez. Su posición fue acompañada por sus colegas Carlos Ruiz y Ricardo Iriarte. El juicio se realizó entre el 26 de julio y el 8 de agosto de 2011 en la Cámara Séptima de Tribunales II de Córdoba. Torres fue condenado a 14 años de prisión.
Durante el juicio, la querella planteó que se trató de un crimen de odio basado en la orientación sexual de Gaitán. Los jueces afirmaron que, si hubo lesbofobia, no pudo acreditarse. Tampoco en los fundamentos se menciona que fuera un crimen de género como lo había afirmado el fiscal de Cámara, Fernando Amoedo, en su alegato.
Natalia Milisenda fue la abogada querellante del caso y considera que lo más importante fue el juicio en sí mismo, que despertó resistencias en el ámbito judicial cordobés. “Batallamos contra los prejuicios de los jueces. El efecto del juicio tiene que ver más con lo social que con lo jurídico. Y la mayor consecuencia del juicio fue hacia adentro del campo jurídico, porque pusimos en tela de juicio que, en el derecho penal, el hecho punible empieza en el momento en el que el tipo saca el arma y dispara. Nosotros pusimos en cuestión eso y dijimos que para que se pueda captar el acto de prejuicio sexual que había en ese disparo era necesario ampliar el hecho y hacerlo más complejo. Muchas de las resistencias tuvieron que ver con eso”, dijo a Infojus Noticias.
Por otro lado, Milisenda considera que el caso de Natalia “colaboró en la discusión que llevó a la aprobación de la modificación del Código Penal, donde se incluye el femicidio”.
Pecho de madre
Graciela Gaitán, la madre de Natalia, fue a canales de televisión, a radios, la entrevistaron en diarios y revistas, apareció en documentales, marchó por las calles con una pancarta que pedía “Justicia para Natalia y para todxs”. Se presentó en los tribunales para convertirse en querellante en la causa que investigó la muerte de su hija. Dio discursos en plazas públicas, subió a escenarios y habló ante miles de personas que pedían la aprobación del matrimonio igualitario frente al Congreso de la Nación.
También estuvo en el Concejo Deliberante cordobés cuando se declaró al 7 de marzo como el Día Municipal de Lucha Contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género. “Pero nunca se conmemoró ni se hizo ningún acto ni actividad. Así que hoy me voy a presentar de pecho en el Consejo Deliberante para recordarles lo que declararon hace cuatro años”, dijo Graciela a Infojus Noticias, desde su casa de Parque Liceo. Allí sigue con su asociación civil Lucía Pía. Es una ONG en la que trabajaba “Pepa” y que tiene guardería-comedor, copa de leche y talleres de capacitación gratuita.
“El martes pasado fue mi cumpleaños y no tuve a la ‘Pepa’, que era la que siempre me saludaba primero. El dolor está y la lucha también. Yo sigo con mi trabajo social en el barrio. Desde el crimen muchos jóvenes se me acercan a contarme que no le pueden decir a sus padres sobre su elección sexual, y consideran que yo los puedo entender y aconsejar. Eso me da mucho orgullo. Trato de guiarlos de acuerdo a mi experiencia para que puedan llegar a buen puerto”, dijo Graciela.
Un antes y un después
El crimen de Natalia se convirtió en un bandera de la lucha por la igualdad y la visibilidad de las mujeres lesbianas en todo el país. En Córdoba hubo marchas, actos, recitales, radios abiertas, panfletos, remeras, banderas, discursos.
En el momento del juicio, Fernanda Cutro, referente cordobés del movimiento por los derechos de la comunidad LGTB, militaba en la agrupación Devenir Diverse, una organización social que lucha por la igualdad jurídica y social de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex y queers.
“A lo largo del juicio viajó mucha gente de todo el país a Córdoba y se organizó una especie de asentamiento de organizaciones a un costado de los tribunales. Lo vivimos con mucha emoción, con mucho llanto y nerviosismo. Acompañamos a la familia de la ‘Pepa’ en todo lo que pudimos. Intentamos que el caso marque un antes y un después en este tipo de crímenes. El resultado del juicio nos desilusionó porque los jueces no asumieron que era una situación de lesbofobia, donde se discriminó por la condición de género y sexual de la ‘Pepa’”. Eso fue duro para las organizaciones”, contó Cutro a Infojus Noticias.
Cutro agregó que se avanzó en la visibilización de los casos de violencia de género. Que el caso de Natalia entró en la memoria colectiva, que Argentina amplió derechos con la ley de Matrimonio Igualitario y la de Identidad de Género, pero que la violencia sigue.Y dejó una pregunta en el aire: “¿Cómo se sigue con el resto de los casos de las personas que ejercen violencia y discriminación por no aceptar a la diversidad sexual?”
*
Lirium*Lilia

*

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno.
Esta chica Gaitán, el mártir que necesitaban algunas necesitadas de mártires, se cogía a una menor de edad sin consentimiento de los padres. Y se la llevó a vivir con ella también sin consentimiento de los padres, y aprovechándose de los conflictos familiares de la menor.

Y el conflicto fatal sucedió cuando la amiga íntima de Gaitán quería levantarse a la hermana menor de la menor, la cual tenía 14 años.

Y claramente probado quedó que no hubo lesbofobia, pues tanto la amiga íntima de Gaitán como la menor coincidieron en que siempre fueron bienvenidas en la casa de la familia de la menor.

Por último, en el juicio también se reveló (lo reveló la menor) que Gaitán no sólo era una persona violenta, sino que a la novia anterior la golpeaba hasta dejarle la cara morada.
Y nadie le preguntó a la menor si ella también era víctima de violencia física de parte de Gaitán.